25 abril 2019
Elba Esther pone en venta dos de sus mansiones en San Diego; valen 8.4 mdd
Nacionales

Elba Esther pone en venta dos de sus mansiones en San Diego; valen 8.4 mdd

Elba Esther Gordillo Morales, de 74 años de edad y ex dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), puso en venta dos de sus mansiones ubicadas en San Diego, California, cuyo valor total ronda los 8.4 millones de dólares.

Según el diario local San Diego Union Tribune, las propiedades son: la mansión ubicada en 1 Green Turtle Road (de 4.5 mdd y adquirida en 2010) y la de 23 Green Turtle Road (adquirida en 1991 y cuyo valor asciende a los 3.9 millones de dólares), ambas pagadas en efectivo, según listados de bienes inmuebles consultados en internet por dicho rotativo.

La primera es una mansión con siete recámaras, ocho y medio baños. La habitación principal tiene sauna. Cuenta con spa y alberca de terraza, cuarto de servicio, “y mucho más”, según el anuncio de bienes raíces que fue publicado desde la semana pasada.

La propiedad cuenta con una “magnífica vista panorámica a la bahía de San Diego y México”, es decir, a la bahía entre la isla Coronado, con alcance a ver la zona de Playas de Tijuana, al otro lado de la frontera, a unos 15 kilómetros de distancia.

El anuncio de venta dice que dicho inmueble representa una “rara oportunidad de construir la casa de sus sueños”, debido a que el terreno es más grande que la edificación. La otra mansión se ubica en la misma calle dentro de una privada de lujo, pero en el número 23. Es una “hermosa propiedad costera, única en su clase”.

El anuncio agrega que es “una de las magníficas propiedades frente al mar en los Cayos de Coronado, que son altamente codiciadas”. La mansión representa “una rara oportunidad de conseguir en esa zona de lujo una propiedad con ocho recámaras y nueve y medio baños”.

Además, tiene alberca propia y un muelle propio de diez metros. “Esta impresionante casa frente al mar cuenta con elegantes entradas de mármol, una cocina gourmet de diseño, una biblioteca u oficina doméstica, su propio muelle privado y pisos de madera” en toda la construcción.

Según registros de la propiedad del condado de San Diego, la casa en 23 Green Turtle Road, costó un millón 150 mil dólares cuando se adquirió en 1991, mientras que la de 1 Green Turtle Road fue adquirida por cuatro millones de dólares en 2010.

En estas ligas de la agencia inmobiliaria Redfin se puede apreciar más detalles y fotografías de las residencias de Gordillo Morales, ubicadas en Coronado Cays, la zona de mayor plusvalía de California:

https://www.redfin.com/CA/Coronado/23-Green-Turtle-Rd-92118/home/6113062
https://www.redfin.com/CA/Coronado/1-Green-Turtle-Rd-92118/home/6113661

Ambos inmuebles de lujo son propiedad de Comercializadora TTS de México, cuyo paquete accionario fue heredado a la ex secretaria general del SNTE por su madre, Zoila Estela Morales Ochoa, una maestra rural en comunidades indígenas de Chiapas, fallecida en el 2009, y quien presuntamente dejó a su hija una fortuna de más de 373 millones de pesos en arte, bienes muebles e inmuebles, empresas y dinero en efectivo.

La herencia incluye 143 millones 750 mil pesos en efectivo y un paquete accionario de Comercializadora TTS de México, con la que fueron compradas las dos residencias de Gordillo Morales en San Diego, California, Estados Unidos, así como acciones de Inmobiliaria Galilei, Comercializadora Erizpe e Inmobiliaria Larcaste.

El 13 de marzo del 2013, dos semanas después de la aprehensión de la ex lideresa sindical, Alfredo Bazúa Witte, Notario 230 de la Ciudad de México, entregó una copia del testamento de la madre de Gordillo Morales a Juan Áyax Fuentes Mendoza, fiscal de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), responsable de las pesquisas.

Los documentos notariales aseguran que Gordillo recibió en herencia hasta sus propios retratos, como es el caso del óleo sobre tela ‘Maestra Elba Esther y Rigoberta Menchú’, pintado por Gutiérrez Castrejón, y el ‘Retrato de Elba Esther’, de Vicky Montesinos, así como más de 200 pinturas, esculturas, grabados, litografías, jarrones, muebles de autor y coloniales.

El lunes 20 de agosto del 2018, justo al arranque del Ciclo Escolar 2018–2019, Gordillo Morales ofreció una conferencia de prensa, en la que dijo fue víctima de “una persecución política y acoso en su contra”, pero que, sin embargo, recuperó su libertad y la reforma educativa que promulgó Enrique Peña Nieto -al que nunca mencionó por su nombre- “se ha derrumbado”.

La ex secretaria general del SNTE abundó que fue blanco de “acusaciones falsas para hacerme ver culpable de un delito que no cometí […] Soy inocente y doy a conocer a ustedes lo que justifica judicialmente el acuerdo”, dijo, para luego levantar un documento.

Era el expediente 156/2018, que el magistrado Miguel Ángel Aguilar López, del Primer Tribunal Unitario del Primer Circuito en Materia Penal de la Ciudad de México, sobreseyó el pasado 7 de agosto del 2018, tras permanecer 5 años y 6 meses en prisión, acusada de delincuencia organizada y lavado de dinero por mil 978 millones de pesos.

Gordillo Morales fue secretaria general del SNTE del 24 de abril de 1989 hasta el 26 de febrero de 2013. Aunque siempre lo negó, también dirigió de facto el Partido Nueva Alianza (Panal), fundado por ella. Asimismo, fungió como la secretaria general del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, del 2002 al 2005, junto a Roberto Madrazo Pintado, quien era el presidente.

Luego contendió por la presidencia nacional de dicho partido, en las elecciones internas celebradas después de que el tabasqueño perdiera en los comicios por la Presidencia de México, en 2006. Tras su derrota, la maestra renunció a su cargo como secretaría general y denunció a Madrazo Pintado de haberse apoderado del partido y de intentar asesinarla.

El 13 de julio de ese año, la Comisión de Justicia Partidaria piista expulsó a Gordillo Morales, tras acusarla de hacer política dentro de un partido diferente al que militaba: el recién constituido partido Nueva Alianza. La ex lideresa del sindicato magisterial más grande en América Latina, fue detenida el 26 de febrero de 2013, en el Aeropuerto Internacional de Toluca, por una orden de aprehensión de delincuencia organizada y lavado de dinero.

Pese a la gravedad de los delitos, en los hechos Gordillo Morales nunca estuvo en una celda, porque fue internada en una habitación de la Torre Médica del Reclusorio Femenil de Tepepan, en la Ciudad de México, para atenderse de sus padecimientos de salud, entre ellos hepatitis C, tener un sólo riñón e hipertensión.

El entonces titular de la Procuraduría General de la República (PGR) Jesús Murillo Karam, dijo que la entonces lideresa sindical realizó operaciones de desvío de recursos, que superaban los 2 mil millones de pesos, presuntamente de las cuotas que pagaban los docentes a su organización gremial.

Dichos recursos, señaló el entonces procurador, se emplearon para pagar cirugías, mantenimiento de aeronaves, entrenamiento de pilotos, pagos de tarjetas de crédito y compras en una tienda de artículos de lujo de Estados Unidos.

“De 2008 al 2011 se desviaron sistemáticamente recursos de las cuentas de los trabajadores de la educación, a cuentas de personas físicas que, posteriormente, fueron retiradas mediante cheques de caja y transferencias, triangulando recursos a cuentas de personas físicas y morales nacionales y extranjeras”, indicó Murillo Karam.

Con información de Zeta Tijuana

11 febrero, 2019