#Alminuto Nacionales

Violencia en el IMSS causa daños a recién nacido

 

Debido a un caso de violencia obstétrica, en un hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que causó daños neurológicos a un recién nacido, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación al titular del IMSS, Tuffic Miguel Ortega, para que se haga la reparación integral del daño y el menor y su madre sean inscritos al Registro Nacional de Víctimas.

La afectada tenía 40 semanas de embarazo por lo que acudió al Hospital de Gineco-Obstetricia Luis Castelazo Ayala, en la Ciudad de México, en donde después de realizarle un ultrasonido se determinó su ingreso a labor de parto, se le suministraron medicamentos para facilitar la dilatación, pero esto no se logró y la labor de parto continuó.

Debido a los intensos dolores, la mujer pidió que se le realizara una cesárea, pero los médicos se negaron a ella, ya que argumentaron que el parto natural sería mejor, uno de los doctores tomó una pinza y un cómodo para romper la fuente, luego introdujo una mano y con la otra presionó el abdomen hacia abajo.

Este procedimiento se repitió en tres ocasiones por el personal médico, hasta que le informaron que el producto cambió de posición, por lo que no sería posible un parto natural y se procedía a la cesárea.

Durante la intervención, los médicos hicieron varias maniobras para sacar al bebé quien después de su nacimiento no lloró y fue llevado a la Unidad Médica de Alta Especialidad del Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional Siglo XXI.

“La CNDH realizó las diligencias para el esclarecimiento de los hechos y advirtió omisiones en la atención médica del parto, que tuvieron como consecuencia daños neurológicos en el bebé, que padece alteración del movimiento de las cuatro extremidades, especialmente del lado izquierdo. Aunado a ello, puede verse afectado en la función del lenguaje y a nivel cognitivo”.

Al concluir las investigaciones se encontraron los elementos suficientes que acreditan la inadecuada atención médica, esto ocasionó violencia obstétrica y se violó el derecho humano a la protección a la salud en agravio de ambas víctimas.

“Además de la reparación del daños, se pide proporcionar a la mujer atención psicológica que necesite; al bebé la atención médica especializada que requiera, con carácter vitalicio, y en su caso, incluir la provisión de medicamentos para que pueda alcanzar el disfrute del nivel de salud más alto posible como consecuencia de los daños sufridos”.

Ante esta situación, el IMSS aseguró que cumplirá con la recomendación de la CNDH, también informó que adoptó diversas medidas para evitar hechos similares.

“Se instruyó a las oficinas centrales y a la Unidad Médica de Alta Especialidad el cumplimiento de todos los puntos de su competencia contenidos en la recomendación, así como reforzar la capacitación al personal institucional en materia de derechos humanos, con apego a las normas nacionales e internacionales”.

 

Con información de Publimetro