#Alminuto NOTA ROJA

Un muerto y tres heridos de bala deja persecución policial en Tlaxcala

Pobladores cierran la carretera federal y exigen que autoridades presenten a los efectivos policiacos que abrieron fuego contra la población

Un hombre muerto y tres más heridos de bala dejó como saldo una persecución policiaca encabezada por elementos de la Comisión Estatal de Seguridad (CES) en la comunidad de San Cristóbal Zacacalco, municipio de Calpulalpan.

En protesta, pobladores cerraron la carretera federal México-Zacatepec y amenazaron con no abrirla hasta que autoridades presenten a los efectivos policiacos que abrieron fuego en contra de la población.

Los hechos se registraron la tarde de este jueves cuando efectivos de la CES perseguían a un hombre que viajaba acompañado con su hijo sobre la carretera federal, pero al ingresar sobre la calle Hidalgo, justo frente a su domicilio, policías estatales presuntamente les dispararon a quemarropa y huyeron de la población.

Testigos de los hechos ayudaron a los heridos, ambos identificados con el nombre de Eduardo, de 35 y 18 años de edad, respectivamente, para trasladarlos a un hospital de Texcoco, Estado de México.

Lo anterior provocó la indignación de la población que de inmediato respondió con el cierre carretero.
De pronto, un grupo de habitantes se dirigió hacia un grupo de policías estatales que se ubicaban a unos 200 metros de distancia, justo en la gasolinera de la zona, pero fueron recibidos a balazos e hirieron a dos jóvenes de nombres Francisco N. y Alejandro N., de 25 y 24 años de edad.

Esto enardeció aún más a los pobladores que incendiaron una patrulla de la policia, además, exigieron la presentación de los policías que con sus armas de cargo abrieron fuego.

Tres horas después cientos de elementos del equipo antimotines de la CES, de las policías Federal y de Investigación, así como del Ejército Mexicano ingresaron a la población para abrir la carretera federal.

En estos momentos la situación es tensa en la zona al replegarse pobladores y no cesar en su demanda de justicia, mientras que policías mantienen cercada la carretera para permitir el paso de cientos de vehículos que estaban detenidos.