Puebla

Recibe Profepa 34 iguanas y 29 tortugas rescatadas en la CAPU

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) recibió, de parte de elementos de Protección Civil, 34 ejemplares de iguanas verdes y 29 tortugas, los cuales fueron abandonados en cajas de cartón al interior de la Central de Autobuses de Puebla.

El pasado fin de semana, elementos de la Policía Municipal, durante su recorrido de vigilancia rutinaria en la Central de Camiones citada, detectaron que en algunas cajas de cartón se escuchaban ruidos, por lo que procedieron a su inspección; encontrando en las cajas ejemplares de iguana verde maniatados, con cinta adhesiva de las extremidades anteriores y posteriores.

Los uniformados preguntaron a las personas cercanas sobre los posibles dueños o poseedores de los reptiles, pero todos negaron ser los propietarios de las mismas.

Así mismo, la Policía Municipal notificó a Protección Civil (PC) del hallazgo de los animales, y PC hizo la entrega de los mismos a la Delegación Federal de la Profepa en la entidad.

Se trata de un total de 33 ejemplares vivos y uno muerto de Iguana verde (Iguana iguana) y 27 ejemplares de tortuga casquito (Kinosternon sp.), así como 2 tortugas hicotea (Trachemys venusta).

La iguana verde (Iguana iguana) se encuentra en la categoría de especie Sujeta a Protección especial en la NOM-059-SEMANAR-2010 y en el Apéndice II I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

Los ejemplares de iguanas se recibieron en mal estado físico y en estado de deshidratación, por lo que fue necesaria una revisión puntual de cada uno.

Los ejemplares de Iguana fueron llevados a la Asociación de Reptiles y Anfibios de Puebla, para verificar el comportamiento y la posible reintegración de todos ellos.

De igual manera, la Profepa realizará las investigaciones pertinentes para dar con las personas que pretendían comercializar con ejemplares de fauna silvestre e iniciar procedimiento administrativo a quien resulte responsable de dicha acción.

Es importante señalar que el aprovechamiento extractivo con fines comerciales o de subsistencia correspondientes a la familia Psittacidae (loros, pericos y guacamayas), cuya distribución natural sea dentro del territorio nacional, se encuentra prohibido desde el año 2008, de acuerdo a la Ley General de Vida Silvestre.

El tráfico ilegal para el mercado de mascotas, así como la destrucción de su hábitat, son las principales causas del deterioro de sus poblaciones silvestres.

El Artículo 420 del Código Penal Federal establece una pena de uno a nueve años de prisión y por el equivalente de trescientos a tres mil Unidades de Medida y Actualización, a quien ilícitamente realice cualquier actividad con fines de tráfico, o capture, posea, transporte, acopie, introduzca al país o extraiga del mismo, algún ejemplar de fauna silvestres considerada endémica, amenazada, en peligro de extinción, sujeta a protección especial, o regulada por algún tratado internacional del que México sea parte.