Puebla

Puebla, sin respetar bodas gay

A cuatro meses de legalizadas las bodas gay, al menos 50 parejas que acudieron al Registro Civil sin un amparo para formalizar su unión no tuvieron éxito, denunció María José Flores, Majo.

En entrevista, la presidenta de la marcha del Orgullo Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Transgénero e Intersexual (LGBTTTI) en Puebla, señaló que las quejas son de parejas que pretendieron casarse en la capital, San Pedro Cholula e Izúcar de Matamoros.

Debido a que un amparo jurídico cuesta hasta 20 mil pesos, sólo cinco parejas iniciaron el trámite para ejercer su derecho.

“Ante el gobierno, todos deberíamos valer lo mismo, sin embargo, si voy y pago mis impuestos no me preguntan si tengo una orientación sexual diferente o no me van a hacer un descuento por eso, ¿verdad?”, señaló.

El 1 de agosto de este año, ministros de la Corte resolvieron por unanimidad declarar como inconstitucional el artículo 300 del Código Civil, donde se establecía que el matrimonio era la unión exclusiva hombre-mujer, por lo cual cualquier pareja puede acudir al Registro Civil y oficializar su unión.


Perfilan a candidato gay

En conferencia, Majo y Alejandro Pérez Pérez, secretario de Diversidad Sexual del PRD, anunciaron que podría lanzarse un candidato de la comunidad LGBTTTI para las elecciones de 2018; de hecho, Flores Serrano manifestó su aspiración a un cargo de elección popular.

Aunque no tiene definido el puesto, dijo que han tenido acercamientos con representantes de partidos políticos, por lo cual también apoyarían algún perfil que simpatice sus causas, de otro instituto o independiente.

Señaló que pese a que la comunidad LGBTTTI representa 10% de la población, nunca han tenido un candidato que represente las “voces, marginadas, olvidadas y agredidas”.

En tanto, Alejandro Pérez confió en que en el PRD puedan abrir una candidatura gay, pues aseguró que la comunidad tiene presencia en 52 municipios del estado, por lo cual sería la oportunidad para abordar temas no sólo en diversidad sexual, sino de seguridad, marginación y servicios públicos.

Vía 24 Horas