#ENTÉRATE NOTA ROJA

Piden pena de muerte para hombre que mató a hijastro por creer que era gay

El 22 de mayo de 2013, los médicos que atendieron al niño de 8 años lo encontraron con varias fracturas en las costillas y en el cráneo, quemaduras en la piel, rastros de mordiscos y hasta perdigones (parecidos a los balines) incrustados en uno de sus muslos. 2 días después, y luego de haberlo diagnosticado con muerte cerebral, el niño falleció, relata El País.

Gabriel era el hijo de Pearl Fernández, la novia de Aguirre, y vivió con los 2 a lo largo de 8 meses. Durante ese tiempo, el asesino, un vigilante de seguridad de 37 años, 1,90 metros de estatura y 120 kilos de peso, disfrutaba al pegarle al niño, según el fiscal del caso. La razón de hacer eso es que pensaba que Gabriel era homosexual.

La mamá del niño también fue cómplice de los vejámenes a los que fue sometido, que incluían obligarlo a dormir en una caja dentro de un armario, amarrado y con grilletes en los pies; y comer heces de gato y vómito. También solían pegarle patadas y puños, y hasta le sacaron los dientes a golpes.

La defensa del asesino trata de demostrar que él fue víctima de las manipulaciones de su pareja, y aseguran que tiene un bajo coeficiente intelectual, agrega Univisión. Además, según el citado medio español, a pesar de que admitió el crimen, ha dicho que la muerte del niño fue accidental, probablemente para evitar la pena capital.

La sentencia contra Aguirre, que ya fue declarado culpable, se conocerá en el próximo mes de marzo. La mamá de Gabriel será juzgada en un juicio independiente, y también podría enfrentar la pena de muerte. Funcionarios de los servicios sociales también podrían ir a la cárcel por negligencia, ya que no hicieron nada a pesar de que los rastros de los maltratos eran evidentes.

Vía La Silla Rota