#Alminuto Cultura

Niña de 8 años en un acto heroico salva a su madre de morir

Kailey, una niña de tan solo 8 años de edad, salvo a su madre Christie , de 35 años, de una muerte segura.

Comenzó un día cuando Christie salió del trabajo temprano para recoger a su hijade la escuela Vision Charter. Ella comenzó a tener un poco de dolor de espalda cuando llegó a casa.

Christie quedó paralizada cuando decidió acostarse en el suelo y usar un rodillo de espuma para aliviar su dolor de espalda.

Ella comenzó a hablar graciosamente y el lado de su boca comenzó a caer

Kailey fue a buscarle agua a su madre, pero Christie no pudo levantar el brazo para beberla, la niña pensó que su madre le estaba jugando una mala pasada.

Kailey quería llamar al 911, pero su madre le dijo que no lo hiciera. Sin embargo llamó a su padre.

Su padre entonces llamó al 911 después de escuchar hablar a su esposa.

El instinto de Kailey de obtener ayuda de su madre sin importar lo que dijo su madre es exactamente lo que salvó la vida de su madre.

Christie sin darse cuenta había sufrido un derrame cerebral. No tenía ni idea de que tenía un agujero en su corazón.

La madre de cuatro hijos estaba sana, no fumaba y no tenía presión arterial alta ni colesterol alto.

Según el Idaho State Journal, aproximadamente el 20 por ciento de la población tiene este agujero en su corazón, pero solo se vuelve peligroso cuando un coágulo de sangre viaja a través del agujero y hacia el corazón o el cerebro.

Eso es lo que le pasó a Christie.

Da miedo porque muchas personas no lo saben (tienen un agujero en el corazón) y podrían correr un mayor riesgo, dijo a Idaho State Journal.

Cunningham tuvo que someterse a una cirugía para el control de su corazón. Tendrá que tomar aspirinas durante toda su vida y tomar anticoagulantes.

“Me alegro de que aún esté viva”, dijo Kailey a los periodistas. Kailey recibió el Premio Life Saving por su pensamiento rápido en una ceremonia frente a compañeros de clase, paramédicos y policías. “Esto realmente hace que no tomes nada por sentado”, dijo Christie. “No quiero perderme nada”.

No todos terminan tan afortunados como Christie para darse cuenta de esta condición tan peligrosa a tiempo.

Los padres y la comunidad de Kailey no podrían haber estado más orgullosos de ella por salvar la vida de su madre.

Vía Debate