#Alminuto Cultura

¿Los medicamentos genéricos son tan buenos como los de marca?

Los medicamentos genéricos conforman un 80 por ciento de las recetas surtidas en Estados Unidos, y ahorran a los consumidores muchos gastos

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. exige que tengan el mismo funcionamiento y sean igual de seguros y efectivos que los medicamentos de marca. Pero los fabricantes de los genéricos no tienen que repetir los ensayos que se realizaron con los originales.

Para ser aprobado por la FDA, un genérico debe mostrar la “bioequivalencia”, es decir, no puede haber una diferencia significativa respecto al medicamento de marca en la tasa y la cantidad de absorción del medicamento cuando se administra la misma dosis bajo condiciones experimentales similares.

A continuación, las normas de la FDA para los medicamentos genéricos:

El medicamento debe contener los mismos ingredientes activos que el fármaco de marca. El medicamento debe ser idéntico en cuanto a la potencia, la dosis, la forma y la ruta de administración. Debe ser absorbido en el torrente sanguíneo con una tasa similar y en periodos similares. Se debe fabricar bajo los mismos estándares estrictos que los medicamentos de marca. El medicamento debe cumplir los mismos requisitos de identidad, potencia, pureza y calidad. Aunque es raro, a veces un genérico no funciona igual que el medicamento de marca. En 2012, algunos pacientes no obtuvieron los mismos resultados con los genéricos de un antidepresivo común, y tuvieron unos efectos secundarios nuevos o peores. Las pruebas al final hallaron que no eran bioequivalentes al medicamento de marca. Poco después, para aumentar la seguridad, la FDA inició un programa de 20 millones de dólares para una evaluación generalizada de los genéricos fabricados aquí y de otros países que se venden aquí, en particular India.

En enero de 2016, un estudio sobre el valor de los genéricos concluyó que, en líneas generales, no hay diferencias significativas en los resultados entre los medicamentos genéricos y los de marca.   

Algunos médicos simplemente prefieren recetar unos medicamentos más recientes, que pueden resultar muy costosos, incluso cuando se ha mostrado que un genérico más antiguo funciona. Eso puede significar que usted tenga que pagar unos mayores costos de desembolso. Y eso puede ser un problema, porque cuando un fármaco es más asequible, los pacientes son más propensos a cumplir su plan de tratamiento. Así que si usted toma un fármaco de marca y el costo es un problema, hable con su médico sobre las alternativas.

La FDA también ha hecho que monitorizar la seguridad de los fármacos disponibles, tanto genéricos como de marca, sea más fácil a través de la página de MedWatch en su sitio web.

Vía Debate