#Alminuto NOTA ROJA

Investigaciones en accidentes aéreos pueden durar años: expertos

 

La investigación sobre el accidente del helicóptero de Martha Érika Alonso y Rafael Moreno Valle podría tomar entre seis meses y un año por las complicaciones y procedimientos que implica realizar este tipo de pesquisas, explicó Wenceslao Mejía, ingeniero en Aeronáutica con 13 años de experiencia en este tipo de accidentes.

Explicó que todos los países suscriben un convenio de aviación civil, en adhesión a la Organización de Aviación Civil Internacional, que indica los protocolos de investigación sobre accidentes aéreos.

Como parte de estos protocolos, se integra un comité multidisciplinario en el que participan el gobierno del país donde ocurrió el accidente, el gobierno al cual pertenece la matrícula de la aeronave, en este caso sería la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a través de la Dirección General de Aeronáutica Civil, y también la empresa que fabricó la aeronave, que tendría responsabilidad en caso de que se hubiera presentado una falla en el equipo y del fabricante del motor, así como el país donde se fabricó.

“Es muy apurado sacar conclusiones, no hay datos y estos están empezando a surgir. Se tiene que recabar información de las cajas negras, que son las grabadoras de datos de vuelo, y revisar los registros de mantenimiento del operador y el dueño del helicóptero, así como del taller que hace los servicios de mantenimiento de la aeronave”, explicó en entrevista.

Entre la información que se tiene que recabar se encuentran los registros de mantenimiento, bitácoras, cuántos vuelos hizo y a dónde, si se había reportado alguna falla o si esta era repetitiva. De este análisis comenzarán a plantearse líneas de investigación.

“No sabemos si fue una falla o fueron cuestiones de meteorología, van a revisar planes de vuelo, los reportes del lugar donde fue el accidente, van a checar a los pilotos. Estas investigaciones se hacen con tanto detalle que se va a revisar hasta la capacitación de los pilotos y los técnicos que le hacían el mantenimiento porque cualquier irregularidad te puede dar una línea de investigación”.

Las cajas negras se analizan detenidamente, los datos se envían a Estados Unidos donde se recaban los datos y se determina qué parámetros de vuelo tenía el equipo o si falló algo. Esta interpretación y análisis, aunque la conduce el gobierno mexicano, la realizan entre todos los integrantes del comité interdisciplinario, dijo.

El experto explicó que este tipo de accidentes de aeronaves es “muy raro” puesto que la aviación es un medio muy seguro, derivado de los controles de calidad que garantizan que las operaciones no son riesgosas; es tan detallado este tipo de controles, que hasta los tornillos que se utilizan, deben ser especiales y estar certificados, “que no vayan a fallar. Puedes cambiar los componentes por alguna falla o problema de mantenimiento pero no puedes instalar cualquier tornillo que compraste en la ferretería”, dijo.

“No es algo muy frecuente, es más común que haya accidentes en carretera. La aviación es muy segura, no es frecuente y por eso es que se convierte en noticia. Normalmente es tan poco frecuente que se hace noticia en todo el mundo”, finalizó el experto.

Con información de Diario Cambio