#Alminuto NOTA ROJA

Helicóptero de Martha Erika y Moreno Valle volaba con el transponder apagado, según torre del Aeropuerto de Puebla

 

Desde que partió del helipuerto en la torre de Las Animas, el helicóptero Agusta Westland AW109S Grand viajaba incomunicado y con el transpoder apagado, el instrumento que permite la localización de la aeronave para todos los radares, de acuerdo con fuentes del Aeropuerto Internacional de Puebla, quienes lo consideraron una anomalía mayúscula imposible de ignorar para un capitán de la experiencia que tenía Roberto Coppe.

El último vuelo previo a desplomarse con la gobernadora Martha Erika Alonso Hidalgo y el senador Rafael Moreno Valle a bordo y tres tripulantes más, de la aeronave perteneciente a SAASA, fue el pasado 19 de diciembre con rumbo a la Ciudad de México, revelaron a CAMBIO las mismas fuentes del Aeropuerto Internacional de Puebla.

Esta situación evidenció que era una costumbre de los pilotos viajar sin ningún tipo de comunicación con la base de control, situación por la que no se recibió ninguna señal de auxilio mientras el helicóptero Agusta Westland AW109S Grand con la matrícula XA-BON, se precipitaba en terrenos de cultivo del municipio de Santa María Coronango.

Asimismo, y como documentó esta casa editorial, de acuerdo al itinerario publicado en la página Flightradar24, la aeronave estuvo varada por cerca de cinco días antes de ser nuevamente utilizada, cuando sufrió el accidente en el que perdieron la vida cinco personas.

Sin mayday por transponder apagado

Minutos antes de las 15:00 horas del pasado 24 de diciembre, el helicóptero Agusta Westland AW109S Grand, con la matrícula XA-BON perteneciente a la empresa Servicios Aéreos del Altiplano SA de CV (SAASA), colapsó en el predio de ‘Tiros Largos’ en el municipio de Coronango, tras, aparentemente, sufrir una falla mecánica, de acuerdo a los primeros reportes del Gobierno federal.

A bordo de las nave viajaban cinco personas que perdieron la vida: la gobernadora Martha Erika Alonso Hidalgo y su esposo, el senador y ex gobernador Rafael Moreno Valle, los pilotos Roberto Coppe y Marco Antonio Tavera, y Héctor Baltazar Mendoza, asistente personal del senador.

De acuerdo a fuentes del Aeropuerto Internacional de Puebla, la misma aeronave tuvo un vuelo el pasado 19 de diciembre, cinco días antes del siniestro, con dirección a la Ciudad de México; es decir, siguieron la misma ruta sin que la aeronave fuera ocupada por alguien más del 20 al 23 de diciembre, de acuerdo al itinerario del helicóptero, siendo este día la última vez que fue ocupada antes de que se desplomara.

De igual forma, la misma fuente reveló que, en dicho viaje, la unidad aérea viajaba con el transponder apagado, lo cual significa que este aparato de telecomunicación era puesto fuera de línea después de que el helicóptero despegaba, por lo que no se recibió ningún mayday o señal de auxilio al momento en que la nave se precipitaba al vacío por al menos 15 segundos antes de impactarse con el suelo.

 

Con información de Diario Cambio