NOTA ROJA

En dos años, al menos seis policías de Puebla han sido detenidos por homicidio

Problemas personales, la falta de experiencia en el manejo de sus armas de cargo, o incluso la ingesta de alcohol, han llevado tanto a policías como a expolicías de distintas corporaciones, a cometer asesinatos. Entre 2016 y lo que va de 2017, El Sol de Puebla contabilizó al menos nueve crímenes perpetrados en el estado a manos de uniformados auxiliares, agentes municipales o incluso por policías de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.

De esos nueve casos, uno se quedó en tentativa de homicidio pues gracias a que el lesionado fue llevado a tiempo a un nosocomio, sobrevivió.

Mientras que en tres casos las víctimas fueron sus compañeros de trabajo, en dos, sus parejas sentimentales, en uno, una transeúnte, en otro más una pasajera del transporte público, un automovilista, incluso un sujeto que fue detenido y torturado. En seis hechos los responsables fueron detenidos, en dos, los culpables siguen prófugos de la justicia, y en otro más, las autoridades simplemente no dieron cuenta si se procedió o no, en contra de los acusados.

 

EX POLICÍA ESTATAL MATA A SU EXPAREJA SENTIMENTAL 

La mañana del 7 de septiembre de 2016 en la Tercera Sección de San Ramón, Sandra Nava Flores, de 36 años de edad, fue asesinada de varios impactos de bala frente a su hijo de 12 años, a quien llevaba a la escuela.

El día de los hechos, familiares de la hoy occisa contaron a El Sol de Puebla que el responsable era Eliseo Teresa, quien fue policía municipal y después estatal. Acusaron que el exuniformado golpeaba de manera continua a Sandra por lo que la mujer decidió separarse de él, incluso dio inicio a un proceso legal en contra del uniformado para la manutención de sus hijos. A la fecha se ignora el paradero del feminicida.

 

POR ACCIDENTE ASESINA A COMPAÑERO 

Un impacto de bala en la costilla derecha, el 7 de enero de 2017, le arrebató la vida a Antonio Luna Fernández, de 36 años de edad, un policía auxiliar ultimado por su compañero al interior de la bodega de Palacio de Hierro, ubicado en la plaza comercial de Angelópolis. Aunque sobre este hecho circuló una primera versión que indicaba que todo habría sido por una discusión, la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSPE) aseguró que se trató de un accidente, y que pese a lo anterior, el elemento responsable, José María “N”, de 19 años, fue detenido.

 

 

SE LE ESCAPÓ UN TIRO

El 9 de abril del presente año, en las instalaciones del Centro de Operación y Emergencias (COPEM) en el municipio de Huejotzingo, a un policía estatal identificado como Eloy H., se le escapó un tiro mientras limpiaba su arma de cargo. El uniformado de nombre Gonzalo Díaz López, de 25 años de edad, resultó herido, y aunque fue llevado a un hospital por sus mismos compañeros, más tarde pereció; Eloy quedó a disposición de las autoridades correspondientes.

 

ALCOHOLIZADO MUNICIPAL  ARROLLA A MUJER 

Clara López Santos, de 42 años de edad, murió atropellada el 9 de julio de 2017 en calles del municipio de Cuautinchán, cuando se dirigía a su trabajo en la capital poblana. La mujer fue arrollada por la patrulla 5102 del municipio y la cual era conducida por el elemento César F.N., el cual iba acompañado por Alberto de la R. Testigos en su momento, aseguraron que el policía César iba bajo los influjos del alcohol; aunque fue detenido, días después llegó a un acuerdo reparatorio con los deudos.

 

 

ULTIMA A SU EX PAREJA SENTIMENTAL 

En plena comandancia de Huejotzingo, el 9 de agosto de 2017, la oficial Sofía Baltazar, de 22 años de edad, fue asesinada por su excompañero Mario Enrique L., quien también fuera su expareja sentimental. Tras discutir con la joven, el ex uniformado le disparó a quemarropa en tres ocasiones; es la fecha que no se sabe de su paradero.

 

TORTURA DERIVA EN MUERTE 

Un albañil que fue detenido y torturado por policías municipales de Teziutlán, murió el 10 de septiembre de 2017 en el Hospital General del aquel municipio, víctima de los golpes propinados por los uniformados. Antes de perder la vida, el alarife denunció que los policías lo querían obligar a incriminarse por el delito de narcomenudeo, cuando él únicamente confesó ser consumidor y de forma esporádica.

Pese a la muerte del quejoso, las autoridades jamás revelaron si hubo un seguimiento al caso y mucho menos precisaron si hubo detenidos por lo anterior.

 

 

 ESTATAL BALEA A COMPAÑERO 

El 3 de noviembre de los corrientes, el policía estatal Juan Carlos Sarmiento Villanueva fue baleado en el Arco de Seguridad de Cuapiaxtla de Madero, por su compañero José Luis S., quien fue detenido en flagrancia delictiva por otros elementos policíacos. La víctima fue llevada con signos vitales a un nosocomio, mientras que el presunto responsable declaró ante el agente del Ministerio Público, que el motivo de la agresión fue por un asunto personal.

 

BALA PERDIDA MATA A PASAJERA  

La persecución de dos sujetos que orinaron en vía pública, en calles del barrio de Santiago el 4 de diciembre de este año, derivó en una persecución y balacera por parte de policías estatales turísticos, que dejó a una pasajera de la Ruta 3 muerta, otra usuaria más herida de bala, un policía lesionado por proyectil de arma de fuego, y una adolescente atropellada. Todo parece indicar que la bala que mató a la usuaria del transporte pública, es del arma de cargo de un policía estatal turístico que por estos hechos es investigado.

 

 

INSTRUCTOR DE TIRO MATA A CONDUCTOR 

Por último, el caso más reciente tiene que ver con Felipe “N”,  un instructor de tiro de la Academia de la Policía Estatal, quien es señalado como el responsable de la muerte del porrista del Club de fútbol Puebla, Daniel Alejandro “N”, el cual recibió un impacto de bala tras un accidente vial en el barrio de la Luz. El presunto fue detenido el 5 de diciembre y posteriormente fue puesto a disposición del juez, quien le impuso la medida cautelar de prisión preventiva por el delito de homicidio calificado.

Vía El Sol de Puebla