#Alminuto #ENTÉRATE

Ella tuvo que elegir entre dar clases o dedicarse al cine porno

 

Blair Williams cambió radicalmente su vida cuando decidió dejar su trabajo como maestra y ganó un premio en el reality The Sex Factor.

Lo más difícil para Blair eran las críticas por ser cristiana y trabajar en la industria porno.

Ahora, a Nina Skye, que también es una maestra, en un kínder cristiano, la despidieron cuando se enteraron de que se dedica a la industria porno para complementar su salario

En entrevista con Fox 11, Skye contó que el porno le permitía practicar un pasatiempo (el sexo) y obtener un poco de dinero rápido por él.

“Amo dar clases. Amo el sexo. Si puedo hacerlos los dos, lo haré”. Sin embargo, tan solo un mes después de esta entrevista a Nina le dieron un ultimátum: el porno o la escuela.

Incluso le ofrecieron un aumento y ayuda con el pago de su vivienda para que dejara de hacer películas para adultos, pero ella no quiere dejarlo.

Mientras tanto, las críticas en internet se dividieron entre los que le dan palabras de ánimo, como este tuit que dice: “¿Sabes qué haría Jesús? Perdonarte y no despedirte. Hipócritas. De todos modos ¿nosotros te amamos!”

vía Daily Trend