#Alminuto NOTA ROJA

Dijeron que nació muerta, años después descubren su ataúd, vacío

La Asociación SOS Bebés Robados de Cádiz ha informado de que los trabajos de exhumación han desvelado que uno de los féretros enterrado en el antiguo cementerio de Cádiz, el de una niña nacida en 1981, estaba vacío.

Su hermana Isabel acudía a diario al cementerio durante el proceso de exhumación. Cuando tocaba llegar a la zona en la que estaba la caja de su hermana resultó que estaba “completamente vacía”. Isabel buscaba a su hermana ante las sospechas que la familia tenía.

“A la madre de esta niña le dijeron que la niña estaba muerta en el vientre, pero ella la seguía sintiendo hasta justo antes de nacer”, cuenta SOS Bebés Robados. A la mujer la durmieron para el parto y nunca nadie vio el cuerpo del bebé. “Para Isabel fue una sorpresa, porque aunque ella sabía que algo raro ocurrió durante el nacimiento, siempre esperas que el cuerpo esté allí y poder cerrar la herida, junto con la duda de tantos años”, añade SOS Bebés Robados Cádiz.

En su caso las dudas, lejos de cerrarse se han disparado al ver el féretro vacío. Los trabajos también han destapado que falta en el lugar de la sepultura en el que supuestamente estaba el féretro de un niño nacido en el año 1984. En esa sepultura “tenía que haber quince bebés y solo hay catorce. Nos preguntamos dónde está, si es de la familia que solicitó la exhumación o es de otra”, se pregunta SOS Bebés Robados.

Los trabajos de exhumación que se llevan a cabo en el Cementerio de San José de Cádiz ya destaparon en noviembre de 2017 otro féretro vacío, en el que supuestamente debía estar enterrado un niño que nació la Nochebuena de 1984 en un hospital de Cádiz.

También se detectó que faltaba otro féretro, el de un bebe que nació, también en un hospital de Cádiz, el 6 de abril de 1975.

“Las exhumaciones en San José, nos siguen dando la razón, después de meses de trabajo, nervios, ansiedad, tristeza, rabia y dolor van saliendo pruebas nuevas escondidas en el suelo de este viejo cementerio”, añade la asociación.

“Mientras siguen saliendo pruebas de robos en el suelo del cementerio gaditano, seguimos esperando el permiso del Ayuntamiento, para poder hacer ADN a los restos que ya se exhumaron hace unos meses”, finaliza el comunicado. Los trabajos de exhumación en este cementerio, cerrado hace 25 años y demolido, comenzaron en octubre del año pasado. En ellos se trata de abrir 42 sepulturas, que supuestamente tienen cada una de ellas con más de 30 féretros.

Vía Debate